Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Páginas

Publicado por Verónica González M.

 © @Mr.hair18

© @Mr.hair18

El encierro. Nunca antes había vivido una pandemia y un encierro domiciliario por un virus que campa a sus anchas. Pasa de lo anecdótico. Entre la prohibición de visitas, la limitación de socialización, el teletrabajo, clases online, andar por casa como si fuera el cole, la oficina y la zona de ocio, además de meternos una masterclass sobre mascarillas y lavado de manos es para resoplar y perder hasta la memoria, incluso las huellas de tanto lavarse. De repente verse aislada y confinada no es para todo el mundo. 

Es comprensible que al inicio de la epidemia nos encerrarán a todos porque no se sabía a ciencia cierta de que iba este virus, Lo que es incomprensible es que UN AÑO DESPUÉS no existan estrategias sociosanitarias para contener el contagio vírico y persista la idea de volvernos a encerrar, destruyendo la economía del país y causando problemas sociales como adicciones, hábitos tóxicos, suicidios, desahucios, desempleo galopante. 

Nunca olvidaré el 13 de marzo de 2020 cuando el gobierno de España socialpodemista anuncia el confinamiento en casa y estado de alarma tras tres mil casos de SARS-CoV-2 y 100 muertos en el país ibérico. Solo podíamos salir a comprar alimentos, medicinas e ir a trabajar si era completamente esencial tu presencia. Tres meses después que se levantó el confinamiento y se empezó a salir por escalas debo decirles que el CONFINAMIENTO DOMICILIARIO tiene menos beneficios en el humano y te diré el porqué: 

- Es la estrategia más fácil y efectiva en el plano sanitario, pero le da una estocada al comercio y a las actividades culturales y recreativas. El coste psicológico y económico de un encierro pasará factura en la generación que la padece y en sus hijos. Faltarán psicólogos, coach y afines.

- El no poder tomar el sol, respirar y moverte al aire libre, moverse es vida y salud. Hay gente que no tenía la dicha de tener balcón, terraza o patio. Otros tuvieron más suerte. 

- La incertidumbre y el miedo hace que mucha gente tenga problemas de insomnio y alteraciones en la rutina. Una cuarentena obligatoria que nos aísla puede conllevar a sube y bajas emocionales, sobre todo si no se está acostumbrado a estar en casa. 

- Mirar las calles desiertas por la tele, las redes o in situ es para gente valiente, mientras están encerrado en las cuatro paredes de sus casas. Esa desolación impuesta no puede ser bueno.

- Escuchar que los hospitales colapsan, que comienzan a aumentar las cifras de muertos e infectados por un virus desconocido que si te pilla te deja varios síntomas o te sube la tensión, el cortisol o la bilirrubina. Esa incertidumbre y ese miedo que te ataca al no saber a qué se enfrenta la humanidad. 

- El no saber cuando podrás ver a tus seres queridos, padres, suegros, hermanos, sobrinos, abuelos. El virus acabó con los abrazos, los dos besos españoles y tres besos neerlandeses al saludar a alguien. 

- El rumor ensordecedor de que Europa nos va a volver a confinar en la tercera ola si el gobierno de España no lo hace o no tomas medidas severas. Los toque de queda diario y el confinamiento perimetral por Comunidades Autónomas sigue los fines de semana hasta el 7 de febrero con la pretensión de hacer creer que lo están haciendo bien para combatir la epidemia y los casos no paran, al contrario aumentan.

- Las personas que viven de celebrar eventos masivos ya deberán estar buscando otras opciones para vivir de otro oficio o yendo a terapia para asimilar lo que ha pasado. 

- Los autónomos que piensan en la deslocalización de sus empresas deben trazar su estrategia para que sepan que la seguridad laboral real es que se puede trabajar en otro lugar y en cualquier condición.

- Una de las sensaciones de libertad es poder RESPIRAR, tomar el aire. La mascarilla lo impide una y otra vez. 

- Qué alguien nos explique porque se puede ir a los mitines (de cara a las elecciones de Cataluña) con la nueva cepa infectando, pero no se pueden reunir mas de 10 personas en los domicilios, visitar a amigos e ir a fiestas. 

- Por cierto, sabías que CONFINAMIENTO es la palabra del año 2020 para la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE), promovida por la Agencia EFE y la Real Academia Española.

- El aislamiento social no es BUENO, somos seres sociables por naturaleza y necesitamos ese face to face con familiares, amigos, compis. Por mi parte, no será mi nueva normalidad, evitaremos las aglomeraciones pero el contacto social jamás, la motivación la encontramos dentro y fuera de casa.

-+La otra cara de la moneda del confinamiemto domiciliario: Se acabaron las prisas, la cooperación familiar, el autoconocimiento, el autocuidado, el desarrollo de la creatividad, puedes añadir más en los comentarios de este post si te apetece.

La cuarentena obligatoria como los zapatos que no me calzan, molesta si es impuesta por políticos que ni ellos mismos la cumplen. Es motivo de incordio. Fin.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post