El poder de los besos

Publicado en por Verónica González M.

El beso es sin duda un gran símbolo en nuestra sociedad. Con un beso se sella una unión matrimonial, una madre espera con ansias 9 meses ver a su bebé pasa besarle (hasta la más áspera en demostrar sus afectos). Es un acto intuitivo y puro sentimiento, de allí viene que las prostitutas se niegan a besar a sus clientes en la boca. Es algo sagrado, un acto privado, mágico, tierno y creo que estaremos de acuerdo que un beso de amor no se le da a cualquiera.

 

Se imaginan cuántos besos se dan por metro cuadrado el día de San Valentin. Que yo sepa, todas las culturas los practican, claro, unas más besuconas que otras, pero lo dan y reciben con la misma efusividad.

 

El roce de los labios tiernos y apasionados nos los enseñó el cine. Los que más recuerdo son los de El Padrino (padre e hijo), los de Scarlett O'Hara y Rhett Butler, En lo que el viento se llevó; la famosa escena del beso de Jack y Rose en la proa de El Titanic y el de Casablanca, entre Rick y Lisa. De niñas, la factoría Disney nos demostró que Blancanieves y La Bella Durmiente, resucitaron con un beso de un príncipe. A una la resucita de un veneno y a la otra después de un siglo durmiendo. Claro, Rapunzel, Cenicienta, Yasmín, Pocahontas, Mulán, Tiana y el Sapo, La Bella, todas han tenido un príncipe y un beso seguro en sus historias.

 

El arte de besar es ancestral. Dicen que los besos apasionados reducen la tensión arterial, regula el nivel de glucosa en la sangre y son antidepresivos. El ser humano está configurado para tener contacto con su congéneres a través de los besos y abrazos, los primates tambien. Así que no los niegues. En eso no se puede ser mezquino, sobre todo entre familiares y la pareja.

 

Pero hay otros besos históricos que nadie olvida como el que le dio Judas Iscariote a Jesús de Nazaret cuando lo vendiò por una bolsita de 30 denarios. ¡Una verdadera puñalada en la espalda!. Se conoce como el beso de la traición y es un beso que todos alguna vez habemos recibido de gente que no nos aprecia o que nos traiciona. Ha sido inspirador para miles de artistas que lo han plasmado en sus obras.

 

A mi particulamente me impresionó mucho el beso de Judas tallado en piedra en la fachada de la Pasión de la Sagrada Familia, junto con el gallo de la pasión, la negación de Pedro y la representación del diablo encarnado en la serpiente. Otros besos hipócritas son entre suegras y nueras conflictivas, cuñadas que no se soportan, amigas y rivales.

 

Hablando de culturas, nosotros los latinos somos besucones. Tradicionalmente besamos por afecto, aunque hay excepciones. Los nórdicos aunque se suelen conocerse como "fríos" de temperamento ellos también tienen su corazoncito y se lanzan al ruedo. Los holandeses se dan tres besos al saludar, los españoles dos, los venezolanos uno con abrazo incluído, claro a los amigos.

 

Para mí el verdadero beso es el que da con ganas y con buena intención, de esos que nunca se olvidan y le pueden cambiar la vida a una persona, de allí radica el poder de un beso. Un beso a tiempo hasta puede salvar un matrimonio del divorcio. Un beso a tiempo sana heridas emocionales. Besa a tus hijos, a tus padres, a tu mascota, a tus verdaderos amigos y sobre todo a tu pareja, pero hazlo espontáneamente.

 

Besitos a tu alma y mimitos a tu corazón. Hoy amenecí romántica. Oh la la.

 

 

Les dejo con la escena del beso de Candy y Terry

 

 

Etiquetado en Remedios

Comentar este post